L'enKanteri


Péndulo cono de Jaspe rojo

Péndulo cono de Jaspe rojo

12,50 €

Producto Disponible (1 En Stock) - (Imp. Incluidos)



DESCRIPCIÓN

Péndulo de Jaspe rojo.

Medidas: 3 cm aproximadamente. Cadena de metal de unos 19 cm aproximadamente.

Incluye la primera limpieza del péndulo, bolsita para guardarlo y un pequeño resumen con las propiedades del mineral.

PROPIEDADES DEL MINERAL

  • Suavemente estimulante.
  • Trae los problemas a la luz antes de que sea demasiado tarde y se hayan hecho muy grandes.
  • Ayuda a comprender situaciones difíciles.
  • Estimula el chakra base.
  • Mineral de los sentimientos intensos. Del amor, la pasión y grandes emociones.
  • Afrodisíaco.
  • Protectora contra el mal de ojo y los hechizos.
  • Fortalece los límites.

SALUD

  • Fortalece y desintoxica el sistema circulatorio.
  • Limpia la sangre y el hígado.
  • Puede ayudar a disolver los bloqueos en los conductos hepáticos y biliares.

*Texto extraído de la biblia de los cristales.

MODO DE USO

El péndulo es un instrumento de radiestesia.Se usa para detectar campos magnéticos, corrientes de agua, como método de adivinación y de testeo.

Si se utiliza como método de adivinación lo podemos usar para hacer preguntas de tipo de sí o no y si lo queremos como método de testeo servirá para testar los chakras, flores de Bach, para mirar la carga energética que tenemos, etc.

LIMPIEZA Y RECARGA DEL MINERAL

Podemos limpiar nuestro péndulo con incienso o con aguas o colonias. Si usamos el incienso, pasaremos su humo alrededor del péndulo. Siempre usaremos un incienso que limpie energías negativas como puede ser la ruda, romero, salvia, palo santo, copal, etc. Si queremos usar las aguas o colonias pondremos un poco de producto sobre un paño blanco y limpiaremos el mineral. También podemos usar crótalos o cuencos tibetanos, con su vibración y sonido los limpiaremos de energías negativas. Recomendamos no usar sal para que la cadena no se dañe.

Para cargar el péndulo podemos usar la luz del sol (siempre mejor que sea indirecta), la luz de la luna (siempre en fase creciente o llena) o la tierra (una maceta o un jardín).