L'enKanteri


Mineral canto rodado de ópalo rosa

Mineral canto rodado de ópalo rosa

1,50 €

Producto Disponible (15 En Stock) - (Imp. Incluidos)



DESCRIPCIÓN

Canto rodado de ópalo rosa.

Color: Rosa.

Textura: Mayoritariamente lisa pero con algunas irregularidades en su forma.

Medida: Entre 1 y 1.50cm aproximadamente dependiendo de la pieza.

Incluye la primera limpieza energética del mineral y un pequeño resumen con las propiedades.

MODO DE USO

Al ser de medida pequeña es una bueno opción por si queremos llevarlo encima con nosotros, pero también lo podemos dejar en casa e ir cogiendo y trabajando con él a ratos.

PROPIEDADES DEL MINERAL

  • Estimula la originalidad y la creatividad.
  • Ayuda a expresar tu verdadero yo.
  • Potencia la autoestima.
  • Libera de las inhibiciones.
  • Limpia el chakra básico y sacro.
  • Induce visiones psíquicas y místicas. Activa la clarividencia y la sensibilidad a distancia

SALUD

  • Favorece la regeneración de los tejidos y desórdenes de la sangre.
  • Puede aliviar los dolores de cabeza provocados porque el tercer ojo esté bloqueado.
  • Mejora los síntomas menopáusicos.
  • Fortalece la memoria.
  • Trata las infecciones y fiebres.

* Texto extraído de la biblia de los cristales.

LIMPIEZA Y RECARGA

Podemos limpiar nuestro mineral de varias maneras distintas:

- Sal: Ponemos un plato con un poco de sal gorda o rosa del Himalaya y colocaremos el mineral encima un mínimo de 2 horas.

- Sprays: Poner un poco de producto tipo aroma celestial, agua de florida, colonia de ruda sobre un paño y limpiar el mineral.

- Incienso: Con el humo de algún incienso que limpie energías negativas como la ruda, el palo santo, la savia, el copal, el clavo. Pasar el humo alrededor del mineral.

- Cuencos y crótalos tibetanos: Poner el mineral dentro del cuenco o debajo del crótalo y hacerlos sonar. Con su vibración y sonido se limpiarán todas las energías negativas.

- Agua: Poner el mineral debajo del grifo y limpiar con agua y un poco de jabón, después secarlo con un paño blanco.

Para cargar el ópalo, podemos utilizar la luz de la luna (siempre mejor con una fase creciente o llena), la luz solar (nunca la luz del sol directa) o con tierra ( una maceta o jardín).