L'enKanteri


Llavero Mano de Fátima y Ojos Turcos

Llavero Mano de Fátima y Ojos Turcos

4,75 €

Producto NO Disponible - (Imp. Incluidos)




DESCRIPCIÓN

Llavero de metal con mano de Fátima y ojos turco de cristal.

Medidas: 12 cm aproximadamente de largo. Mano unos 4 cm aproximadamente de ancho.

Incluye: La primera limpieza energética y un pequeño resumen con las propiedades de los símbolos.

PROPIEDADES MÁGICAS DE LOS SÍMBOLOS

OJO TURCO

Tiene forma de ojo que y protege contra el influir maléfico que se le atribuye a la mirada envidiosa que tienen algunas personas.

Se cree que los malos sentimientos salen a través de los ojos, de ahí la forma de un ojo protector.

Tiene este color azul porque se le atribuye tanto a la invasión de los nórdicos, que tenían los ojos azules, como que proviene del ojo de Horus egipcio.

MANO DE FÁTIMA

Encarna el poder, la fuerza y la protección. Los dedos de la mano de Fátima son los cinco pilares del Islam: Fe, oración, peregrinación, ayuno y caridad.

Su nombre hace referencia a la hija de Mahoma. Para los musulmanes, tiene el mismo rango que la virgen María. Está considerada una Santa. Es considerada Señora de las Mujeres del mundo.

Se utiliza como amuleto protector. En muchas culturas se cree que la buena suerte puede atraer la envidia de otras personas y por eso estas nos enviarán una maldición a través de una malévola mirada (conocida como mal de ojo).

Es un símbolo típico en Israel para atraer la buena suerte.

LIMPIEZA Y RECARGA ENERGÉTICA

Para limpiar el llavero, las mejores formas son:

- Incienso: Pasar el humo de un incienso que limpie energías negativas alrededor del llavero. El incienso tiene que limpiar energías negativas como por ejemplo la ruda, el romero, palo santo, ojo turco, salvia, etc.

- Cuencos tibetanos y crótalos: Pondremos el llavero dentro del cuenco o debajo de los crótalos y hacerlos sonar.

No recomendamos usar la sal para no dañar el metal.

Si queremos cargar el llavero energéticamente, podemos usar la luz del día (mejor indirecta), la luna (fase creciente o llena) y la tierra (maceta con plantas o jardín).