L'enKanteri


Rodillo Facial de Cuarzo Rosa

Rodillo Facial de Cuarzo Rosa

23,95 €

Producto Disponible (1 En Stock) - (Imp. Incluidos)



DESCRIPCIÓN

Rodillo facial de cuarzo rosa y cobre.

Medida: 14 x 2 cm aproximadamente.

Incluye: La primera limpieza del mineral y un pequeño resumen con las propiedades del rodillo.

PROPIEDADES COSMÉTICAS DEL RODILLO DE CUARZO ROSA

  • El cuarzo rosa cierra los poros de la piel.
  • Promueve la circulación sanguínea.
  • Puede ayudar a reducir la hinchazón y las arrugas.
  • Tonificante de la piel.
  • Atenúa los efectos del envejecimiento.
  • Relaja la piel y los músculos faciales.
  • Favorece la disminución de las líneas de expresión y las arrugas.

PROPIEDADES MÁGICAS DEL CUARZO ROSA

Piedra de amor incondicional y paz infinita. Devuelve la confianza y la armonía a las relaciones existentes. Fomenta la empatía y sensibilidad y ayuda a aceptar los cambios necesarios. Te enseña a amarte a ti mismo. Cura la angustia emocional.Facilita el perdón y la auto aceptación e invoca la autoestima y la confianza en uno mismo. Da seguridad.Tiene magníficas propiedades relajantes, indicado para enfermedades del sistema nervioso.

* Texto extraído de la Biblia de los cristales.

MODO DE USO

Pasar el rodillo por el rostro. Siempre de abajo hacia a arriba. Podemos pasarlo por todo el rostro y cuello. Con el cuarzo rosa más pequeño podemos pasarlo por la parte de las ojeras.

También se puede poner el rodillo de cuarzo 5 minutos dentro de la nevera para que esté más fresco.

LIMPIEZA Y RECARGA DEL RODILLO

Para hacer limpieza del rodillo aconsejamos limpiarlo con agua y jabón. Después secarlo con un paño blanco. También podemos usar sprays y colonias limpiando el rodillo con un poco de producto sobre un paño. Otra opción es usar incienso, pasándole el humo alrededor del rodillo (tiene que ser un incienso que limpie energías negativas).

No aconsejamos limpiarlo con sal ya que podemos dañar el cobre.

Para cargar el rodillo podemos usar la luz de la luna (siempre en fase creciente o llena), la tierra (jardín o maceta) o la luz del sol (siempre indirecta.